Pintura

Roberto Aizenberg

Alternative Text

Pintor y escultor, considerado el surrealista más importante de la Argentina, nace el 22 de agosto de 1928 en Federal (Prov. de Entre Ríos, Argentina). Cuando tenía 8 años su familia se muda a Buenos Aires, y concluidos sus estudios secundarios, ingresa a la carrera de arquitectura que abandona poco después para dedicarse a la pintura. Concurre al taller de Antonio Berni dos meses y luego, entre 1950 y 1953, toma clases con Batlle Planas, quien lo introduce en el surrealismo. En 1969 el Instituto Torcuato Di Tella realiza una importante exposición de su obra (dibujos, collages, pinturas y esculturas). En 1970 gana el prestigioso premio Cassandra Fundation; entre los directores se encontraban Max Ernst, Man Ray y Barnett Hodes. En 1977, por las circunstancias políticas que vivía la Argentina, debe exiliarse en París de donde regresa a Buenos Aires recién en 1984. Realiza más de veinte exposiciones individuales y participa de incontables muestras colectivas. Su obra Padre e hijo contemplando la sombra de un día (1963) forma parte de la II Muestra Konex 100 Obras Maestras – 100 Pintores Argentinos en el MNBA (1994). Entre varias distinciones que recibió, se destacan: el Premio Acquarone (1961), el Premio Selección Nacional (1963), el Premio Selección de la Academia Nacional de Bellas Artes, el Premio Palanza (1967) y el premio de pintura y dibujo de la Gimpel Hanover Gallery (1973, Zurich). Su pintura, bautizada quinética, fue muy apreciada en Paris. Su obra muestra torres aisladas, ciudades vacías, edificios deshabitados y construcciones poliédricas. Utilizaba óleos de secado lento para obtener acabados perfectos, gran densidad y un brillo fuera de lo común. Fallece en Buenos Aires el 16 de febrero de 1996, cuando preparaba una gran exposición retrospectiva de su obra en el Museo Nacional de Bellas Artes.