Pintura

Horacio Cordero

Alternative Text

Nacido en 1945 en Buenos Aires, de familia noble (Marqués de Sosa) vivió en sus campos de la Provincia de Corrientes, donde se aficionó a cabalgar y jugar al polo. Fue educado por los jesuitas, que incentivaron su vocación artística. Viajó en 1965 a Europa a jugar al polo y pintar. Vinculado al jet-set internacional (Onassis, Patiño, Robirosa, Vizcondesa de Noailles), e importantes artistas como Picasso, Francis Bacon - de quien fue gran amigo - y los hermanos Giacometti (sobre todo de Diego, con quien colaboró para algunas pátinas). Fue premiado en Río de Janeiro (1961), en el Salón Nacional (Buenos Aires, 1974), premio Carmen Arozena (Madrid, 1974), y en la Bienal Iberoamericana (1986). Precursor de la “Transvanguardia” italiana (1979) con Chia, Clemente, Paladino, De María y Cucchi, compartió su “eclecticismo subjetivo” basado en la alegría y los colores, con obras figurativas de temas mitológicos y heroicos. En 1980 participa en la Bienal de Venecia con su “Entartete Kunst” (arte degenerado) que realizó en Roma, en su estudio de Piazza Navona. En la Bienal de Venecia 2011 expuso junto a Bacon. Además de pintor, escultor y ceramista, fue escritor, fotógrafo y diseñó joyas y mobiliario. Vivió en Nueva York, París, Londres, Italia y Mónaco (donde falleció en 2014, tras haber alcanzado a pintar al nuevo Papa Francisco). Sus obras figuran en museos como el MOMA de Nueva York, Arte Moderno de París y Amsterdam, Nápoles, Bélgica, Chile, Cuba, etc. En nuestro país, hay cuadros suyos en museos de Buenos Aires (Quinquela Martín de La Boca), Mendoza, Rosario, Santa Fe, etc.