Pintura

Lucio Fontana

Alternative Text

En Italia se considera a Lucio Fontana un artista italiano. Pero creemos que hay sólidos argumentos para incluirlo en Arte de la Argentina entre los artistas de nuestro país. En efecto, Fontana nació en Rosario (Prov. de Santa Fe), el 19 de febrero de 1899, de madre argentina, Lucía Rosario Bottini y padre italiano, el escultor Luis Fontana junto a quien Lucio dio sus primeros pasos artísticos. Si bien siendo niño fue llevado a Italia, donde alcanzó a participar de la Primera Guerra Mundial, regresó a la Argentina a los 22 años trabajando activamente como escultor por más de siete años. Volvió a Europa hacia 1928, viajó a Francia, expuso en Milán y se vinculó con los impulsores del arte abstracto, el futurismo y el expresionismo. En 1940 está de nuevo en Buenos Aires y algunos años después (1946) funda con otros colegas argentinos la Academia Altamira desde donde lanza el Manifiesto Blanco en el que echa las bases del “nuevo arte” que retomará años después en Milán junto a quienes hacen público el Manifiesto del Espacialismo. Siguiendo con esta última orientación del “concepto espacial”, en 1958 comienza su serie de tajos sobre las telas de pintura que representan –según Fontana- el nuevo arte de la Era Espacial. En esa línea se involucra en los años 60 del Movimiento de “Destruction Art” de Nueva York. Antes había realizado importantes exposiciones en Londres y París y participado de la Bienal de San Pablo. Radicado en sus últimos años en la localidad italiana de Comabbio (Varese), Fontana muere el 7 de septiembre de 1968. La obra de Lucio Fontana se encuentra en numerosos museos y salones del país y del exterior y en 2017 se realizó en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, una muy importante exposición que recorrió la trayectoria del artista desde sus tan admiradas esculturas figurativas hasta su época del “concetto spaziale” con el que se proponía revolucionar la pintura.